martes, 10 de julio de 2012

RESPONSABILIDAD

I
El poder es propio de cada miembro de la especie humana. Todos tenemos capacidades y potencialidades que nos distinguen e igualan. Pero, a través del tiempo, hubo grupos de humanos que decidieron hacernos creer que el poder emanaba de una autoridad superior, y que ellos, o sea el grupo de seres que tomo las riendas de la humanidad, son los representantes de ese poder y por tanto los únicos capaces de administrarlo, comunicarlo y ejercerlo.
En las épocas en que comenzamos a diferenciarnos de los animales, emergió la figura del líder, tomado de nuestras experiencias y de las otras especies que se organizaban de un modo similar. Estos líderes, eran los que por mayor fortaleza y capacidad de sobrevivir conducían a los grupos. 
Tal vez por temor o confianza en esa figura fuerte o una mezcla de ambos, las pequeñas e incipientes comunidades cedieron a un representante o representantes una porción de su propia capacidad  de elegir.
La figura del líder necesitó de otra, complementaria, que revelara esos saberes que nuestra especie iba necesitando para despejar la incertidumbre. Aparece el chamán, aquel cuya voz representaba el saber hasta ese momento sobre las cosas materiales e inmateriales y los fenómenos relacionados a estas.
Siempre se buscó explicar lo que sucedía a nuestro alrededor, cómo había llegado a existir todo, incluso nosotros mismos.

II
Con el tiempo, las diferentes culturas alrededor del planeta, fueron haciendo mas complejos los modos de organización grupal, así también los jefes adquirieron mayores atribuciones y valor simbólico, de maneras diferentes en cada grupo.
Los líderes necesitaron de mayor fuerza para control externo e interno de los territorios. Emergen los primeros razgos ofensivos y defensivos de los grupos frente a otros, para asegurar recursos, para extender el territorio y para proteger al líder, al chamán y al grupo.
Las variadas formas de organización, religiones y conocimientos con el tiempo se fueron reduciendo, asimilando y desapareciendo frente a la dominación de otros grupos que crecían en territorio y poder ofensivo, así como también en desarrollo de conocimientos y tecnologías.

III
Si avanzamos un poco mas rápido en la linea de tiempo, llegamos al mundo de hoy en el que una tercera  parte de la humanidad profesa el cristianismo, poco menos de la mitad son democracias en grados variables y la mayoría de los países acepta como válido el conocimiento legitimado por intelectuales y científicos hasta nuestros días. por lo tanto, tenemos que reconocer que fue un grupo humano de entre varios el que logro hegemonizar, cultura, política, orden jurídico, religión, conocimientos y tecnología: el hombre blanco occidental con el mas alto desarrollo social y económico.
En conclusión (por el momento), depositamos nuestra responsabilidad individual en tan solo una pequeña parte de nuestra especie, que es la que lidera los destinos del planeta entero. Solo por haber resignando, gracias al miedo y tal vez la pereza, una gran parte de nuestra capacidad de poder y elección.

3 comentarios:

Emilio dijo...

estaba por escribir sobre el imperio y leí esto. no sobre el imperio como estado. Sino como el imperio asomando en el imperio de las cosas: "el imperio de la tecnología" por ejemplo. Pero ante tan buen escrito cajoneo para dentro de un mes

Sebastián Camargo dijo...

intentos de entrarle a la cosa, veremos como resuena esta manera de escribir. gracias, pero dale, escribilo vos tambien!!

Laura Pérez Bonetti dijo...

¿Y el "Gran Imperio de la Cultura"?... Porque de eso se trata, justamente, de este Imperio Cultural Occidental, que se sigue transmitiendo a través de la educación sistemática, en una continua reproducción de representaciones simbólicas...de poder!!! Excelente el blog!!!!